24 de junio de 2017

Una República de Clase

Antonio Maillo, ayer en Granada, abogó por la unidad de todas las luchas con perspectiva de clase como estrategia para traer la Tercera República. Lo expresó con un ejemplo muy actual: "Tenemos en Andalucía médicos interinos precarios, a tiempo parcial, que encadenan decenas de contratos en distintos centros médicos en un sólo año. Tenemos también trabajadoras, de las que limpian los hoteles, sometidas a destajo y que cobran menos de 2€ por habitación y que se ven amenazadas de despido sólo por plantear cualquier tipo de mejora laboral. Si no hacemos comprender al médico interino y a las Kellis que su lucha es la misma, no estaremos construyendo el sujeto político del cambio".

Se trata por tanto de una apuesta metodológica que caracteriza el objetivo político que se pretende alcanzar. No una República como gran pacto social en el que entren alegremente de la mano sindicatos y grandes empresarios, bancos y desahuciados, población excluida y defraudadores fiscales... no. Se trata de una República como culminación de un proceso de toma de conciencia y empoderamiento de esa mayoría social que unos llaman 90%, otros la gente y nosotros, los comunistas, clase trabajadora. Ese tiene que ser el sujeto político que traiga la III República. De cada semilla, su árbol, como nos enseñó Gandhi. Y de una semilla de clase trabajadora, una República de trabajadores y trabajadoras.

En la construcción de ese sujeto político, pone Izquierda Unida, en voz de Maillo, la apuesta estratégica de futuro. La confluencia, que no proviene de "un pacto cupular entre las direcciones de los partidos de cara a las listas electorales de las próximas municipales", sino de una práctica de encontrarnos entre nosotros y con mucha gente en luchas concretas. Y proponer a esa gente que se una, que protagonice el cambio, poniendo a su disposición la experiencia y los aparatos de los partidos. Y también nuestra militancia, que tiene que formar parte del cambio.

La intervención tuvo lugar en el marco del debate organizado por la Unidad Cívica Andaluza por la República, junto al seminario de pensamiento crítico de la Universidad de Granada. Una mesa de excepción, de la que formaban parte también la Diputada por PODEMOS Ana Terrón y el dirigente del PSOE y miembro de Izquierda Socialista Juan Antonio Pérez Tapias... el espíritu de una posible confluencia de cara a las elecciones municipales flotaba en el ambiente. Un ambiente que fue necesario precisar con una pregunta que Maillo dejó en el aire para que fuera recogida por la militancia del PSOE que todavía aspira a construir el socialismo: "Tanto PODEMOS como Izquierda Unida hemos dado el paso de dar por amortizada la transición del 78 y apostar por un cambio de régimen ¿Va a acompañarnos el PSOE o va a seguir apuntalando el régimen?